Vuelve La dimensión desconocida

Bueno, más bien volvió

Resulta que sigo repasando los grandes clásicos del fantástico televisivo. Comencé el repaso cronológicamente en el 1959 con La dimensión desconocida (The Twilight Zone), pasando luego a El túnel del tiempo (1966) para terminar los sesenta con un poco de Star Trek (1966-1969). Llegaron después los 70 con la adaptación televisiva de La fuga de Logan. Y ahora ando por los 80, claro.

A la espera de tener tiempo para ver algo de los inicios de los 80, me he encontrado de nuevo con La dimensión desconocida, pero esta vez la de 1985, que es de la que hablaré a continuación.

sliders1_mediumPor cierto, que pensaba que me quedaría en los 80, pero el otro día vi que habían sacado en DVD la serie Time Trax, que aquí titularon como Misión en el tiempo, que es una serie de 1993, así que podría seguir con los 90, pero bueno, ya veremos. También es verdad que creo que aún tengo algunos episodios grabados de Sliders (1995-2000), que quizás me interesó más en su día.

twilightzonePero volvamos al 1985 y La dimensión desconocida. Empezaremos por el principio, como tiene que ser, para mencionar unos interesantes títulos de créditos con imágenes algo extrañas como son marca típica de La dimensión, pero si en La dimensión de los 60 en muchos casos en estos títulos de crédito iniciales aparecía una puerta que parecía dar paso a La dimensión desconocida, en esta ocasión lo que aparece es una ventana. La música de estos títulos de crédito es también interesante, destacando un momento hacia el final donde aparecen unos pocos acordes de la sintonía clásica de la serie acompañados de una imagen un tanto fantasmal del no menos mítico Rod Serling, que también aparece en los títulos de crédito como creador de la serie, por supuesto.

Si en la etapa original de la serie se quiso contar con escritores míticos de la época como Richard Matheson, Charles Beaumont, Ray Bradbury, etc. En la nueva versión tenemos a Harlan Ellison, que aparece como una especie de consultor y que cede algunos de sus relatos para que se hagan un par de historias de la serie. Ya en el primer episodio tenemos una adaptación de un cuento de Ellison, el cuál tiene una premisa inicial un tanto inquietante: El protagonista llama a su casa por error y le contesta él mismo.

morgan010
Morgan se lo piensa

También como en La dimensión original, en esta nueva versión se buscan de vez en cuando actores conocidos y por ejemplo para esta primera historia tenemos a Bruce Willis, con pelo, claro, al menos con el pelo que tenía en la época. Y si de pelo hablamos, en el siguiente episodio tenemos a Terry O´Quinn el mítico Locke de Perdidos, también con algo más de pelo. Aunque en el caso de Terry O´Quinn diría que en la época no era muy conocido, tanto es así, que en los títulos de crédito aparece como Terrance O´Quinn.

Otros actores conocidos que encontramos en la versión de los 80, no solo por su pelo, son James Cromwell, Adrienne Barbeau y el mítico Morgan Freeman.

bruce212891
Bruce llama a casa

Me ha resultado también algo curiosa la estructura de los episodios. Pues al parecer han querido mantener lo de las historias cortas de unos 20-25 minutos, pero en esta ocasión ofreciendo dos historias en cada episodio, supongo que por exigencias de la época, donde lo que debían predominar en la televisión USA eran episodios de 45 minutos. No obstante, también a veces ocurre algo raro, y tienen un par de historias algo más cortas, de unos 18-20 minutos y para poder llegar a las 45 minutos de rigor nos encontramos con una especie de minisodios de unos 8 minutos.

Ya que hablamos de historias, como era de esperar en esta nueva versión de los 80 encontramos temas más típicos de las época, como son la Guerra Fría, los alienígenas incomprendidos, las secuelas de la Guerra del Vietnam, el mundo de los yuppies (que no los mundos de Yupi), etc.

500px-Harlan_Ellison
Harlan Ellison

También como ocurría en La dimensión clásica, hay varios episodios que intentan ser humorísticos, pero como en los casos de los episodios clásicos, estos son casi los más flojos y me da la sensación que en esta nueva versión abundan más.

Y sí, realmente esta “nueva” versión comparada con la clásica es mucho más floja, como era de esperar.

Tanto es así, que incluso encontramos un episodio dirigido por el mítico Allan Smithee, que todos recordamos que nunca ha hecho nada digno de recordar. Como contra partida, encontramos un episodio más digno dirigido por William Friedkin, el mítico director de El exorcista (1973).

w+s三个DVDAsí que la serie nueva consigue un cierto aire naïf en la mayoría de sus historias (por no decir todas) , lo que puede parecer algo peyorativo, que lo es, pero que también la acerca a la versión original, aunque claro, ver algo ahora de los años 60, 50 años después, pues sí que nos puede parecer algo naïf, pero algo más reciente como de mediados de los 80, 30 años después, pues no cuadra tanto, ya que se tiende a pensar que desde los 60 a los 80 algo más ha evolucionado la sociedad y es de esperar historias algo más maduras y no tan naïfs.

También es verdad que los efectos especiales, que son pocos, son bastante cutres incluso para la época, lo que no ayuda en absoluto a tomarte muy serio la serie.

Pero bueno, al ser historias cortas, en general, estas pasan mejor y son algo más soportables. Y en resumen, el que es friki, es friki…

 

Invasiones marcianas televisivas

Final de Temporada de The Twilight Zone

lavs06-twilight-zone-temporada-2Todo lo bueno se acaba y eso incluye las buenas series de televisión… Digo esto porque estoy terminandome el pack de la segunda temporada de la fantástica La dimensión desconocida (The Twilight Zone) que adquirí gracias a L´Atelier 13.

Los dos últimos episodios de esta segunda temporada son un maravilla de la televisión de todos los tiempos, por ello he decido comentarlos brevemente.

El penúltimo episodio tiene el sugerente título de ¿Podría levantarse el verdadero marciano? (“Will the real martian please stand up?”) y es un episodio excepcional, lleno de referencias, tanto a la propia serie como a otros elementos del fantástico. Normalmente las series que incluyen autoreferencias suelen ser series que llevan bastante tiempo en antena. No en este caso, pues como digo estamos tan solo ante la segunda temporada de The Twilight Zone. Cierto que esta serie tiene temporadas bastante largas: La primera temporada cuenta con 36 episodios y esta segunda con 29. Lo que no fue impedimento para que la serie se hiciera tremendamente popular ya desde su primera temporada e incluso se hizo alguna parodia-homenaje en algún “show” de la época, como vemos en un curioso extra de este pack: Una parodia en el Show de Jack Benny que cuenta con la participación del propio Rod Serling.

vlcsnap-2011-12-29-21h43m08s20
Rod Serling presentando el episodio

Y es que si hoy en día podemos encontrar episodios de esta serie de gran calidad y que pueden llegar a sorprender al espectador actual, imagínense por aquel entonces, a finales de los años 50-principios de los 60´s.

Una de estas referencias con las que cuenta este episodio la encontramos ya en el inicio del mismo, donde encontramos una atmósfera que recuerda a las películas norteamericanas “de marcianos” de los años 50. Por ejemplo a mí personalmente me hizo pensar en el clásico Invasores de Marte, donde asistimos a los inicios de una invasión marciana en un paisaje nevado como se ve en el episodio.

TZ-01Y es que el episodio comienza con dos policías que han recibido un aviso de un avistamiento de un objeto volante no identificado en esa zona boscosa y nevada. Estos dos policías encuentran unas huellas que salen de la posible zona de “impacto” y deciden seguirlas hasta una pequeña cafetería. A la entrada de la misma hay un autobús donde se lee otra referencia a la serie: Cayuga Bus Company. Cayuga fue la productora que creara Rod Serling, el artífice de la serie y que se encargó de la producción de la misma. Serling le puso a su productora ese nombre en referencia a una casa que poseía cerca del lago Cayuga.

Dentro de la cafetería nos encontramos con ocho personas que dicen venir del autobus de la entrada, pero resulta que el autobús solo contenía a siete personas, seis pasajeros y el conductor. Con lo cual está claro que uno de los clientes de la cafetería miente y se trata en realidad del marciano del título.

tumblr_inline_mkqi1inWzO1qz4rgpAsistimos en este punto a la típica narración que popularizó Agatha Christie: ¿Quién es el asesino? Aunque en este caso lo que se intenta averiguar es quien es el marciano.

Esto también es una clara referencia al cine de ciencia-ficción de los años 50, lleno de alienígenas suplantadores de identidad, que se hacen pasar por norteamericanos normales y corrientes con el fin de destruir el “American way of life”. Nos vienen a la cabeza infinidad de títulos de argumento similar, destacando entre ellos La invasión de los ladrones de cuerpos.

Uno de estos personajes de la cafetería es un señor barbudo de ojos saltones, que he leído que era un popular actor secundario de westerns de la época y que menciona al gran Ray Bradbury, gran escritor al que se le planteó también ser guionista de la serie que nos ocupa o al menos adaptar uno de sus populares cuentos.

250px-Will_the_Real_Martian_Please_Stand_UpNo sé si también el hecho de que este señor tenga unos destacados ojos saltones es alguna referencia a los BEM: Big Eye Monstern, “monstruo de grandes ojos” o “monstruo de ojos saltones”, monstruos alienígenas típicos en innumerables producciones de serie B de los años 50 en Norteamérica y que también podemos ver en algunas películas actuales, como en la película de Disney Monstruos S.A. y su secuela.

El episodio está guionizado, como en la mayoría de los casos, por el propio Rod Serling.
Otro conocido escritor y guionista de la serie fue Richard Matheson, siendo el artífice de varios episodios memorables en la serie como aquel en el que un joven William Shatner tiene miedo a volar. En el episodio que nos ocupa también encontramos una pequeña referencia a Matheson, ya que uno de los personajes de la cafetería hace el comentario que para saber si uno es extraterrestre o no, hay que mirar si tiene un ojo en el cogote, lo cuál es también una alusión a un cuento de Richard Matheson que también fue adaptado para la televisión y que además he tenido la oportunidad de ver gracias a L´Atelier 13 con el título de “Young couples only” (1955), siendo la primera adaptación de una historia de Matheson y estando protagonizada por el inquietante Peter Lorre.

obsolete
The Obsolete Man

El siguiente episodio, el último de esta segunda temporada, lleva por título El hombre obsoleto (“The Obsolete Man”) y nos muestra una sociedad autoritaria, tipo 1984, al estilo de otra que ya hemos visto en otro genial episodio de esta segunda temporada: El ojo del observador (“The Eye of the Beholder”).

Full-Episodes-of-Twilight-Zone_photo_mediumEn esta sociedad futura de El hombre obsoleto el llamado “Estado” ejerce un férreo control de la sociedad y todos los que no son considerados útiles son declarados “obsoletos”. Este es el caso del protagonista de este episodio, interpretado por Burgess Meredith, que resulta que es bibliotecario de profesión y un gran amante de los libros, lo que nos recuerda a aquel otro personaje que interpretó el mismo actor en los inicios de la serie en el episodio titulado Por fin un poco de tiempo (“Time enought at Last”), ya que este primer personaje de Burgess Meredith en la serie resulta que está bastante obsesionado por conseguir tranquilad y tiempo libre para dedicarse a la lectura.

Meredith también tiene un papel protagonista en otro episodio de esta segunda temporada de la serie, Sr. Dingle el forzudo (Mr. Dingle, The Strong) un episodio no demasiado memorable y que tiende a la comedia burda, siendo un episodio que tiene el dudoso honor de ser considerado uno de los peores episodios de The Twilight Zone.

Twilight-zone-season-2-19-mr-dingle-the-strong
Mr. Dingle, The Strong

Star Trek y The Twilight Zone

Dos clásicos de la televisión USA

Ayer vi un interesante episodio de la primera temporada de La dimensión desconocida (The Twilightz Zone, 1959-1964). Sí, sigo viendo y revisionando episodios de esta fantástica serie. El episodio se titula El gran Casey (The Mighty Casey) y fue emitido por primer vez el 17 de junio de 1960.

Measure of a ManEl episodio me recordó a otro gran episodio de Star Trek, concretamente un episodio de Star Trek: La nueva generación (Star Trek: The Next Generation, 1987-1998) titulado “La medida de un hombre” (The Measure of a Man, 1989), en este episodio hacen un juicio para determinar si el androide Data se puede considerar un ser sintiente o en cambio, una simple máquina. En el episodio de The Twilight Zone, El gran Casey, pasa algo parecido, aunque este episodio es más en plan de comedia y no tiene un tono tan transcendental. En el episodio, resulta que un señor crea un robot de apariencia humana y para probarlo, lo apunta a un equipo de béisbol. La cosa va bastante bien y el equipo va ganando partidos sin problemas, hasta que el robot es golpeado por una pelota, tras lo cual es sometido a un examen médico donde evidentemente se descubre que en realidad es una máquina… En ese momento viene alguien de la liga de béisbol y declara que eso es ilegal, que el androide no puede jugar a béisbol, pues según el reglamento, un equipo de béisbol está formado por 9 hombres, hombres y no máquinas. Están un rato discutiendo, aunque no tanto como en el episodio de Star Trek, claro, y al final deciden que lo que define a un ser humano, es que tiene corazón. Así que le ponen uno al robot y santaspascuas… Pero claro, en aquel momento se entiende corazón, literalmente, como un órgano esencial para la vida… Y no caen en cuenta que tener corazón también quiere decir otras cosas…

twilight-zone-season-1-35-the-mighty-casey-300x222A raíz de este visionado, pensé que estas dos grandes series tenían otros elementos en común a pesar de que no coincidieron en el tiempo (salvo reposiciones, claro está), aunque sí en la misma década, la década de los 60, The Twilight Zone estuvo en antena originalmente de 1959 a 1964 y Star Trek de 1966 a 1969.

Gene RoddenberryEmpezando por el principio, hay que decir que ambas tienen un gran creador, en un caso Gene Roddenberry y en el caso de The Twilight Zone, Rod Serling. Un creador de una gran imaginación y creatividad, que en general no es conocido por otras series o películas. Aunque tanto en un caso como en el otro ambas producciones televisivas tuvieron su traslación al cine.

Además, tanto Roddenberry como Serling se encargaron de guionizar varios de los episodios de sus respectivas series. Aunque también contaron en ambos casos con grandes escritores, muchos de ellos provenientes de la ciencia-ficción. Así, por ejemplo en el caso de Star Trek, encontramos episodios guionizados por Harlan Ellison, Robert Silverberg, Theodore Sturgeon, David Gerrold, etc. Y en el caso de The Twilight Zone: Richard Matheson, Charles Beaumont, George Clayton Johnson (que también trabajó en Star Trek), etc.

También ambas series tuvieron una especie de continuación en los años 80, The Twilight Zone, concretamente en 1985 con una serie de idéntico título y Star Trek en 1987 con Star Trek: La nueva generación (Star Trek: The Next Generation).

TZ nightmare at 20,000 feetEs ciertamente algo curioso el hecho de que el actor William Shatner tenga un papel protagonista en ambas series. Claro que en Star Trek tuvo más protagonismo que en The Twilight Zone, donde tan solo aparece en dos episodios: Justo a tiempo (Nick of Time, 1960) y Pesadilla a 20.000 pies de altura (Nightmare at 20,000 Feet, 1963), siendo este segundo episodio uno de los más recordados por los fans de la serie y que incluso tuvo un remake en el film En los límites de la realidad (Twilight Zone: The Movie) de 1983 protagonizado por John Lithgow.

De todos es conocido que estamos viviendo actualmente una Edad Dorada de las series de televisión, ya que existen infinidad de series de una calidad extraordinaria, llenas de creatividad e imaginación, pero esto no nos ha de hacer olvidar que hace años, pocas décadas después de la invención de la televisión, también existieron grandes series, llenas de gran imaginación y creatividad, y que dos de estas series fueron Star Trek y The Twilight Zone.

Inquietante

Lo inquietante en The Twilight Zone, Doctor Who y demás

LAVS05_The_Twilight_Zone_Temporada_1Existe una narración bastante conocida, que podríamos incluir en la categoría de relato extremadamente corto o microrelato, e incluso en la categoría de ciencia-ficción quizás. Es un escrito que se ha atribuido al genial escritor de ciencia-ficción Fredric Brown. El relato es el siguiente: “El último hombre del mundo esta en su habitación, entonces llaman a la puerta”. Inquietante, no? Esta pequeña historia demuestra que con pocas palabras se puede escribir una excelente narración, llena de misterio e intriga. Una narración ciertamente inquietante.

Tengo la sensación que esta estructura narrativa o esta “formula” se ha ido actualizando con los años. Y por ejemplo ya en el año 1959 tenemos algo parecido en el piloto de la serie fantástica o más bien fantástica serie, La dimensión desconocida (The Twilight Zone). El episodio lleva por título ¿Donde está todo el mundo? (Where is everybody?, 1959)Y en él hay una escena donde un hombre deambula por una ciudad totalmente desierta, donde no hay ningún signo de vida humana y entonces suena un teléfono en una cabina. Sería una historia muy similar a la del microrelato del principio, aunque aquí lo inquietante en vez de llamar a la puerta, llama por teléfono.

nakedtardisoz4Está claro que hoy en día esto ya no funciona del todo, porque ya no existen cabinas telefónicas, teléfonos públicos por lo visto sí, pero cabinas telefónicas ya no. La gente no sabe lo que es una cabina telefónica, a no ser que tengas una edad o seas estudioso de la historia llamada contemporánea o seas fan de Superman. Supongo que por eso cuando la gente ve la TARDIS se sorprende, ¿qué es eso?¿Qué es ese rectángulo azul y con una sirena de policía?¿A caso es un coche de policía del futuro o un coche de policía “deconstruido”?

Un mundo de diferenciaAsí que está claro que lo de la cabina de teléfonos actualmente no acaba de funcionar. Claro se puede sustituir por un teléfono “normal”, como hemos visto en algún episodio de The Walking Dead, donde al protagonista le llama por teléfono su difunta señora. O quizás sea más acertado que el último hombre sobre la faz de la Tierra reciba una llamada al móvil.

En cualquier caso, no he visto la segunda temporada de la serie británica Black Mirror, pero quizás en esta serie sería un buen lugar para tratar el tema. ¿Cómo sería la historia? Algo así quizás: El último ser humano (no tiene porque ser un hombre, claro) del mundo estaba sentado, viendo la tele (por ejemplo), entonces recibe un whatsapp o un sms… Pero resulta que es spam… Inquietante, no?

Los peligros de tener un bebé en los años 50 (sobre todo para el bebé)

Según lo explica Richard Matheson

Creo que uno de los alicientes de la ciencia-ficción es sorprenderse con la descripción de alguna sociedad futura, o con algún avance científico-tecnológico o con la descripción de alguna cultura alienígena. Pero a mí, además, durante la lectura de un relato de ciencia-ficción me pareció interesante y un tanto sorprendente observar las costumbres de la gente de los años 50, época en la que se escribió dicho relato. Por ello quisiera hablaros un poco del relato titulado El invasor escrito por Richard Matheson, que es la narración a la que me refería.
Portada Acero puroDicho relato se encuentra en la antología Acero puro y otras historias, de la colección Nebulae de la editorial Edhasa.
El escrito explica un extraño embarazo de una señora de los años 50. El inicio del relato me recordó un poco a La semilla del diablo, aunque en este relato, es el marido de la señora el que está más preocupado por como evoluciona el embarazo. También es verdad que conforme el relato avanza nos alejamos de la narración más fantástica de La semilla del diablo, para entrar en el terreno de la ciencia-ficción.
Una de estas cosas que me chocó leyendo el relato fue que a esta buena señora, a pesar de estar embarazada, le van haciendo radiografías. Yo no soy ningún experto en temas de embarazos, pero pienso que hoy en día se procura evitar que las mujeres embarazadas sufran algún tipo de radiación y más si eres médico. Esto de los rayos-X, no me sorprendió tanto, pues ya lo había visto en un film de los años 50 titulado Five, donde hay una hecatombe nuclear y precisamente una mujer embarazada se salva por estar aislada en un hospital haciéndose unas radiografías para ver como evoluciona el embarazo. Lo que me hace pensar que era una practica médica común.

Five: cinco en el campo - Tony Jim Jr.Esto me resulta curioso, pues es bastante sabido que en esos años de inicios de la Guerra Fría, los americanos eran temerosos de una guerra nuclear, pero por lo visto no temían tanto a la radiación ya que por ejemplo, esta era usada habitualmente incluso con embarazadas para temas médicos, como mencionaba antes y también se solían hacer pruebas nucleares cerca de zonas habitadas.
Así que quizás no eran tan temerosos de los efectos de la radiación, como de una guerra en sí o de perder una guerra quizás.

Volviendo al relato de Richard Matheson, otro tema que no causaba tanta preocupación y por lo visto no era causa tampoco de temor, era el tema del tabaco. Así en el relato podemos leer:
“-El efecto del tabaco -prosiguió Johnny-. Perdone, doctor. Ann [la mujer embarazada] podría haber fumado moderadamente sin poner en peligro grave a la criatura ni perjudicarse a sí misma.”

Lo cual nos recuerda que no hace mucho era habitual fumar en espacios cerrados como el interior de un avión y era habitual ver a la gente fumar por televisión: en platós, cine, series, anuncios, etc.
Rob-SerlingComo fan de La dimensió desconeguda (The Twilight Zone) también recuerdo haber visto al creador de la serie, Rod Serling, fumando mientras presentaba alguno de los episodios de esta fantástica serie.

Pero como sabemos, las mujeres de la época, a parte de tener que aguantar que fueran irradiadas y los efectos nocivos del tabaco, estuvieran embarazadas o no, también sufrían el “machismo” de la época. Cosa que también se observa en el relato de Matheson. Donde hay un pasaje del mismo, por ejemplo, donde el marido de la señora embarazada, ve que su coche tiene una pequeña ralladura y enseguida piensa que es porque su mujer le ha cogido el coche.

Podemos pensar que la sociedad occidental no ha avanzado nada, pero cuando vemos o leemos algo de como vivía la gente hace 50 o 60 años, vemos que algunas cosas sí que han cambiado, incluso en la ciencia-ficción, donde a veces se trataba de imaginar el futuro, pero por lo visto algunas cosas eran inimaginables que cambiaran…

Cuatro historias de Richard Matheson en The Twilight Zone

Las cuatro primeras historias de Richard Matheson en The Twilight Zone

Portada del libro LeyendaComo ya os comenté en estas mismas páginas, recientemente adquirí la primera temporada de la fantástica serie La dimensión desconocida (The Twilight Zone). Gracias a ello estoy disfrutando de las primeras colaboraciones del escritor Richard Matheson en esta serie, algunas de ellas por primera vez para mí.

También hace poco ya os hablé en este mismo blog de este estupendo escritor que nos dejó recientemente y que cuenta entre sus grandes éxitos novelas tales como Soy leyenda o El increíble hombre menguante, pero que también es conocido por haber escrito algunos de los más impactantes y recordados episodios de The Twilight Zone, como aquel protagonizado por un William Shatner con cierto temor a volar en avión en el episodio “Pesadilla a 20.000 pies de altura” (Nightmare at 20,000 Feet, emitido el 11 de Octubre de 1963).

nightmareART

Curiosamente las primeras colaboraciones de Matheson en la serie fueron simplemente adaptaciones de algunos de sus relatos realizadas por el propio Rod Serling, el creador de The Twilight Zone. Esto ocurrió inicialmente tan solo en dos ocasiones ya que el resto de episodios de Richard Matheson ya cuentan con él como guionista.

Rod Taylor en el episodio
Rod Taylor

El primero de estos episodios es el número 11 de esta primera temporada y lleva por título “Y cuando se abrió el cielo” (And When the Sky was Opened), siendo emitido por primera vez el 11 de Diciembre de 1959. El episodio cuenta además con el aliciente de estar protagonizado por otro mítico actor: Rod Taylor, protagonista del film “El tiempo en sus manos” (The Time Machine,1960).

El relato en el que se basa se titula en español “El número de la desaparición” y no he tenido la suerte de leerlo, aunque por lo que sé, en este caso Rod Serling hace una adaptación un tanto libre del mismo, manteniendo eso sí, el tono general del relato.

El episodio de televisión nos narra el regreso a la Tierra después de una exitosa misión espacial de un grupo de aguerridos astronautas estadounidenses, tras lo cual, como era de esperar se cierne sobre ellos un extraño fenómeno.

Platillo de Third from sun
Una imagen de Third from Sun

La siguiente adaptación, más fiel a mi entender, la realizó también el propio Rod Serling en el episodio titulado “Tercero desde el Sol”, basándose en el relato de idéntico título: Third from Sun. Este relato sí que lo he podido leer, ya que se encuentra incluido en un recopilación editada por Gigamesh titulada “Los primeros cuentos”.

En este episodio una guerra nuclear parece inminente, ante lo cual un par de científicos acompañados de sus familias tratan de huir del planeta.

Como decía, el episodio es bastante fiel al relato original, y tiene alguna ligera modificación sobre todo al final del episodio, dándole un aire más típico de los finales de episodio de The Twilight Zone, lo que me atrevería a decir que mejora un poco el relato original, ya de por sí muy interesante.

last flight 2
Una imagen del episodio The Last Flight

Pasamos ahora al primer episodio que guionizó directamente el propio Richar Matheson: “El último vuelo” (The last Flight) una muy también interesante historia de viajes en el tiempo emitida el 5 de Febrero de 1960.

308717-a_world_of_difference
A world of difference

Y para acabar, hablaré brevemente de “Un mundo de diferencia” (A World of Difference), emitido por primera vez el 11 de Marzo de 1960. Donde encontramos ciertos ecos del film “El show de Truman”.

Curiosamente, en todos estos casos, a pesar de tratarse de historias muy diferentes entre sí, existen varios elementos en común, sobre todo el de un personaje que ve trastocada su realidad cotidiana sin motivo aparente, lo que le da a todas estas historias un gran sentimiento de desazón. Esto ocurre quizás en menor medida en la historia titulada “Tercero desde el Sol”, tal vez la historia más de ciencia-ficción de estas cuatro narraciones, siendo el resto más cercanas al mundo de lo fantástico, a pesar de tratarse una de ellas de una historia de viaje en el tiempo y otra estar protagonizada por unos astronautas.

Y cuando el cielo se abrió - barra del bar
Y cuando se abrió el cielo